[ Pobierz całość w formacie PDF ]

cartagins, o de otra cualquiera provincia que no pertenezca en comn a todos los
hombres, sino a pocos en particular. Hay algunos que a un mismo tiempo sirven a
entrambas repblicas, mayor y menor; otros a sola la menor, y otros a sola la mayor, y a
sta podemos servir en el ocio; y pienso que mejor en l, para poder averiguar qu cosa
sea la virtud, y si es una sola o son muchas, y si es la naturaleza o el arte la que hace
buenos a los hombres, si es uno lo que comprende el mar y las tierras y lo contenido en
35
Lucio Anneo Sneca Tratados morales
las tierras y en el mar, o si esparció Dios muchos cuerpos de esta calidad. Si la materia de
que son engendradas todas las cosas es una; si es continua y llena o dividida; si lo inane y
vaco est mezclado con lo sólido; si mira Dios sus obras sentado; si las trata y cerca por
defuera o asiste interiormente en ellas; si el mundo es inmóvil, o si se ha de contar entre
las cosas caducas que nacieron para tiempo limitado. El que contempla estas cosas, qu
es lo que da a Dios? Dale el que tantas y tan soberanas obras salidas de sus manos no
estn sin testigos. Solemos decir que el sumo bien es vivir segn los preceptos de la
naturaleza, y sta nos engendró para acción y contemplación: hagamos ahora evidencia
de lo que al principio propusimos.
Captulo XXXII
Por ventura esto no estar suficientemente probado si cada uno consultare consigo
los deseos que tiene de saber lo no conocido, movindose con cualesquier nuevas?
Algunos navegan y sufren los trabajos de prolijas navegaciones, teniendo por premio el
conocimiento de alguna cosa remota y no conocida. Este deseo es el que junta los
pueblos en los espectculos, ste el que obliga a investigar lo ms oculto, a inquirir lo
ms secreto, a revolver las antigedades, a or las costumbres de naciones brbaras.
Dionos la naturaleza un ingenio curioso, y como aquella que saba su grande arte y
hermosura, nos engendró para que asistisemos a los varios espectculos de las cosas, por
no perder el fruto de su trabajo ni dejar que la soledad fuese sola la que gozase de obras
tan excelentes, tan sutiles, tan resplandecientes y por tan diferentes modos hermosas. Y
para que conozcas que ella no sólo quiso ser mirada, sino atendida con cuidado, advierte
el lugar en que nos puso, que fue en medio de s misma, dndonos la vista de todas las
cosas; y no sólo levantó derecho al hombre, sino que, habindole criado para
contemplación y para que pudiese atender a las estrellas que desde el Oriente corren al
Ocaso, y para que con todo el cuerpo pudiese rodear la vista, le formó la cabeza en lo alto
y se la puso en cuello flexible. Dems de esto, quiso resplandeciesen seis signos de da y
seis de noche, y ninguna cosa encubrió, para que por las que ofreció a los ojos despertase
deseos de las dems: que aunque no hemos visto tantas como hay, nuestro entendimiento
se abre camino investigando, y echa fundamentos a la verdad, para que la averiguación
pase de lo conocido a lo no conocido, y entienda hay alguna cosa ms antigua que el
mundo, y de dónde salieron estas estrellas, y el estado que tuvo el Universo antes que las
cosas fuesen separadas a sus sitios. Cul razón fue la que dividió las cosas sumergidas y
confusas? Quin fue el que les sealó sitios para que las pesadas bajasen por su
propensión y las ligeras subiesen; si por el mismo peso de los cuerpos hubo alguna
superior fuerza que diese leyes a las cosas; si es verdadera aquella doctrina que yo
apruebo, que los hombres son una parte de espritu divino que, como centellas de lo
sagrado, bajaron a la Tierra saliendo de ajeno lugar? Nuestro pensamiento penetra los
alczares del cielo; y sin contentarse con saber lo que se alcanza con la vista, inquiere
aquello que est fuera del mundo; si acaso es alguna profunda anchura, o si est tambin
encerrada en lmites y trminos. Qu ser tienen los excluidos, si son sin forma y
36
Lucio Anneo Sneca Tratados morales
confusos, o si gozan cada uno de sitio distinto; y si tambin aquellas cosas estn por
ventura asignadas para alguna veneración, si estn arrimadas a este mundo o apartadas
lejos de l, revolvindose en parte vaca. Si son individuas aquellas cosas por las cuales
se ordena todo lo nacido y todo lo que ha de nacer; si su materia es continua o mudable
en todo; si son contrarios entre s los elementos, o sin hacerse repugnancia conspiran por
diversas causas. El que nació para investigar estas cosas, juzgue que no ha recibido
mucho tiempo, aunque lo reserve todo para s, sin consentir que por facilidad o
negligencia se le usurpe alguna parte, conservando sus horas con toda avaricia: y aunque
lo contine hasta los ltimos trminos de la edad humana, sin que la fortuna le
desmorone alguna parte de lo que la naturaleza le dio, con todo eso es el hombre con
demasa mortal, para poder llegar al conocimiento de las cosas inmortales. Yo vivo segn
la naturaleza, si me entrego de todo punto a ella y si soy admirador y reverenciador suyo;
ella me mandó que atendiese a entrambas cosas, a obrar y a estar desocupado para la
contemplación; lo uno y lo otro hago, porque la contemplación no puede subsistir sin
acción. Pero dirsme que conviene averiguar si se le arrima por causa del deleite, sin
pretender de ella ms que una continua contemplación, de la cual no se puede salir,
porque es muy dulce y tiene sus halagos. A esto te respondo que importa ver el nimo
con que pasas la vida civil; si es para andar siempre inquieto, sin tomar tiempo necesario
para pasar la vista de las cosas humanas a las divinas, no siendo digno de aprobación el
apetecer las cosas sin ningn amor de las virtudes y sacando desnudas las obras sin
cultura del ingenio, porque todas estas cosas deben mezclarse y unirse. De esta misma
manera es la virtud que, recostada en el ocio, es un imperfecto y flaco bien, que jams dio
muestras de lo que aprendió. Quin niega que debe aqul mostrar sus aprovechamientos
en las obras? Y no sólo ha de meditar lo que debe hacer, sino que alguna vez ha de
ejercitar las manos, reducir a ejecución lo que meditó. Pero qu diremos cuando la
dilación no consiste en el sabio, porque muchas veces, sin que falte agente, suelen faltar
las cosas en que ha de hacer: permitirsle, por ventura, estarse consigo solo? Con qu
nimo se aparta el sabio al ocio, para que entienda que, aun estando a solas contigo, ha de
hacer tales cosas que sean provechosas a los venideros? Nosotros somos ciertamente los [ Pobierz całość w formacie PDF ]