[ Pobierz całość w formacie PDF ]

serlo quizs, su soberana y adems, haba participado en una acción espacial, si
as puede llamarse lo que yace entre un planeta y su satlite y tambin se acepta
el recibir disparos siendo incapaces de devolverlos en compensación, mientras
que el inquieto Ravary, el Terror Interestelar no haba sufrido tal experiencia.
151
Eso ltimo sirvió para compensar los dos aos de diferencia en edad.
Por una cosa ms, no haba elecciones. Sir Thomas Kcbbly se reveló como pintor
de paisajes y pasó la mayor parte de su tiempo discutiendo de tcnica pictórica
con Van Larch, el preceptor de Steven, capitn Rainer, era un astrogador de
espacio normal y descubrió parentesco espiritual con Sharll Renner. Esto dejó en
un callejón sin salida a lady Valerie Alvarath.
Hubieron voluntarios en abundancia para ayudarla a pasar el tiempo, pero el rango
tiene sus privilegios; Trask se preocupó de que ella no sufriese excesivamente del
tedio de a bordo.
Sharll Renner y el capitn Rainer se le acercaron, durante la hora del aperitivo
antes de la cena, a un centenar de horas de la emergencia.
- Creemos haber calculado dónde se encuentra la base de Dunnan - dijo Renner.
- Oh, estupendo! - todo el inundo lo haba hecho, en un planeta diferente -.
Dónde creis?
- Abaddon - dijo el tutor del conde de Ravarv. Cuando se dio cuenta de cine el
nombre no significaba nada para Trask, aadió -: El noveno planeta del sistema
mardukiano, exterior - dijo sin poder disimular su disgusto.
- S recuerde como mandó a Boake y a Manfred con sus navos revisando los
planetas exteriores para ver si el prncipe Viktor poda ocultarse en uno de ellos.
Bueno, Qu hay del elemento tiempo y del modo en que el Honest Horris iba y
volva de Marduk a algn lugar que no era Gimli , de la manera en que Dunann fue
capaz de traer sus navos dentro en cuanto comenzó el tiroteo en Marduk?.
Pensamos que debe estar en algn planeta no habitado exterior del sistema de
Marduk.
- Yo no se por qu nunca se no ocurrió eso - intervino Rainer -. Supongo que por
que nadie piensa jams en Abaddon. Es Sólo un planeta pequeo, de unos Seis
mil kilómetros de dimetro y lejsimos del primario, aunque, como es natural no
tanto de Marduk. Es de hielo sólido. Se tardara un ao para llegar hasta all con
un motor Abbot y si su nave tena motores Dillignain, por qu no emplear un poco
ms e ir a un buen planeta? As que nadie se preocupó de Abaddon.
Pero para el propósito de Dunnan, sera perfecto. Llamó al prncipe Bentrik y Alvyn
Karffard, entre todos encontraron la idea convincente al instante. Hablaron de eso
durante la cena y despus sostuvieron una discusión general.
Incluso Guatt Kirbey, el ms pesimista de la nave, no pudo encontrar objeción.
Trask y Bentrik comenzaron a la vez a elaborar planes de batalla.
152
Karffard se preguntó si no haban hecho mejor en esperar hasta llegar a Gimli y
discutirlo con los dems.
- No - le contestó Trask -. Este es el navo insignia; aqu es donde se decide la
estrategia.
- Bueno, qu hay de la Marina Mardukiana? - preguntó el capitn Rainer -. Creo
que el almirante de la flota Bargham se est armando en Gimli.
El prncipe Simón Bentrik guardó silencio durante un momento, mientras realizaba,
de mala gana, que la gran decisión va no era eludible por ms tiempo.
- Quizs lo est, de momento, pero cuando lleguemos mandar yo.
- Pero... alteza, es el almirante de la flota; usted es simplemente un comodoro.
- Ya no soy comodoro. El rey est prisionero y por cuanto sabemos quizs ha
muerto. La Princesa Real est muerta. La princesa Myrna es una nia. Yo asumo
el puesto de Regente y Prncipe Protector del Reino.
XII
Hubo algo de dificultad en Gimli con el almirante de la flota Bargham. Los
comodoros no dan órdenes a los almirantes. Bueno, quizs los regentes s, pero
quin dio autoridad al prncipe Bentrik para llamarse a si mismo regente? Los
regentes se elegan por la Cmara de Delegados, a propuesta del Canciller.
Se refiere usted a Zaspar Makann y a sus esbirros - bromeó Bentrik.
- Bueno, la Constitución ... - lo pensó mejor y cortó la frase antes de que alguien le
preguntase qu Constitución -. Bueno, un regente tiene que ser elegido por
votación. Incluso los miembros de la familia real no pueden simplemente
nombrarse regentes dicindolo as.
- Yo puedo. Acabo de hacerlo. Y no pienso que vayan a haber muchas elecciones,
por lo menos de momento. No hasta que estemos seguros de que el pueblo de
Marduk merece que se le confe el control del gobierno.
- Bien, la chalupa desde la base lunar informó que haban all seis navos de
combate reales y otras cuatro naves atacndoles objetó Bargham -. Aqu sólo
tengo cuatro navos. Envi a por los que estn en los dems planetas comerciales,
pero no tengo noticias de ninguno de ellos. No podemos ir all con solo cuatro
naves.
153
- Diecisis - corrigió Bentrik -. No, quince y un gilgamesheriano que utilizamos
para el transporte de tropas. Creo que basta. Usted se quedar aqu en Gimli, de
todas maneras, almirante; en cuanto los otros navos vengan, usted seguir hasta
Marduk con ellos. Ahora voy a celebrar una reunión a bordo de la nave insignia de
Tanith Nmesis. Quiero que suban a bordo inmediatamente sus cuatro
comandantes de nave. No le incluyo a usted porque debe quedarse aqu para
recoger a los retrasados y salir al espacio en cuanto lo haga, cosa que nosotros
haremos tambin inmediatamente.
En realidad, partieron antes; la reunión duró todas las trescientas cincuenta horas
hasta Abaddon. El capitn del navo, si tiene un buen ejecutivo, como todos ellos
tenan, sólo necesita sentarse ante su puesto de mando y parecer importante
mientras la nave entra y sale de un largo salto; el resto del tiempo puede dedicarlo
a estudiar historia antigua o a cualquier otra afición que tenga. Ms que perder
trescientas cincuenta horas de precioso tiempo, cada capitn entregó su nave a su
ejecutivo y permaneció a bordo del Nmesis; incluso as la espaciosa sala de
oficiales al norte de la sala de mquinas estaba atestada como un hotel turista en
plena temporada. Uno de los cuatro mardukianos era el capitn Garravay, que
haba sacado de contrabando a la esposa de Bentrik y a su hijo Marduk y los otros
tres eran igualmente pro Bentrik, pro Tanith y anti Makann. En trminos generales,
tambin eran anti Bargham. Deba haber algo equvoco con el almirante de la flota
mientras permaneca en el mando despus de que Zaspar Makann usurpase al
poder.
As, tan pronto corno se extendieron, se celebró una fiesta. Tras ella se instalaron
para planear la batalla de Abaddon.
No hubo batalla de Abaddon.
Era una planeta muerto un lado en plena noche v el otro en el lóbrego crepsculo [ Pobierz całość w formacie PDF ]